Azahara, una de las trabajadoras sociales de nuestra plantilla, a la que nunca le falta una sonrisa detrás de su puesto de trabajo.

” Soy trabajadora social y mediadora, especializada en infancia, juventud  y familias. Siempre tuve claro que quería desarrollarme profesionalmente en el ámbito familiar, y fue a  través de la formación en autismo, dónde descubrí la oportunidad de crecer profesionalmente haciendo lo que me gusta y para lo que me he estado formando.

Me encanta mi trabajo, en especial el trato con cada una de las personas que forman la familia de Autismo Córdoba, los cuales son para mí, mi motivación diaria al saber que puedo ayudarles a encajar las piezas del puzle de la vida.

Mi pasión por lo que hago hace posible qué, hoy por hoy, pueda afirmar que soy feliz en mi profesión.”