Unas semanas antes de navidad, nos avisaron desde el Colegio Séneca de Córdoba para mantener una reunión y en la que nos explicarían un proyecto que tenían entre manos. Se trataba ni más ni menos de la intención de desarrollar un calendario con alumnos de infantil, con el objetivo de venderlo y entregar a nuestra entidad todo lo recaudado por el mismo. Un hecho así quizás pueda resultar extraño, pero no en el caso de un centro con una trayectoria solidaria como este en el que no es la primera vez que desarrollan una acción de este tipo.

Todas las donaciones son siempre acogidas por nuestra entidad de muy buen agrado, pero en esta ocasión, y viniendo de la comunidad de un centro educativo, no dudamos en aportar el 100% de dicho donativo al proyecto “Toñete en las aulas”, como bien sabéis, un proyecto en el que a través de una divertida representación, cada año se forma, conciencia y sensibiliza a más de 2000 alumnos en centros educativos de Córdoba y provincia. Toñete es un proyecto que nace de manos de las propias familias, y que son ellas mismas quienes los desarrollan, con los inconvenientes que puede suponer el hecho de desarrollar dicha actividad en horario escolar, lo que es igual, en horario laboral, y por supuesto por los gastos que acarrea la propia actividad en si, pero aún así, año tras año sigue creciendo en presencia en los colegios.

Entrega del donativo por importe de 2000 €

 

 

Esta semana, y con motivo de la celebración del día de la Paz, de manos de alumnos, equipo directivo y profesores/as del Colegio Séneca, hemos recibido un importante donativo que dará la posibilidad de dar continuidad al proyecto Toñete en las aulas, a renovar materiales, y por supuesto a seguir creciendo en un proyecto que tan importante se ha convertido dentro de la comunidad educativa y en el día a día de nuestra propia asociación. Por todo ello, agradecemos enormemente la iniciativa de las personas que forman el Colegio Séneca: equipo directivo, profesorado, familias que han colaborado con la venta del calendario, los niños y niñas que aparecen en él, al papa fotógrafo que ha realizado el trabajo de manera altruista, y todas y cada una de las personas que habéis adquirido el calendario. El mundo está falto de gente como vosotros. GRACIAS.